JEFFREY SACHS, IDEÓLOGO NEOLIBERAL: "LO QUE VIENE ES OTRA ERA DE LA "GRAN DEPRESIÓN"
Escrito por Basilio Rojas el Jueves 28 de Mayo del 2020.

Jeffrey Sachs es un conocidísimo economista norteamericano, actual profesor ni la elitista Universidad de Harvard. Ni que decir tiene que Sachs, al que en los Estados Unidos se le considera como un “visionario” de la economía, es un convencido ideólogo del neoliberalismo. Sin embargo, paradójicamente muchos de los lectores podrían conseguir con algunas apreciaciones suyas en torno a augurios, personalidades y acontecimientos. En esta entrevista realizada por la BBC, Sachs intenta realizar un pronóstico sobre cuál será el próximo futuro de América Latina y del mundo.

 

Jeffrey Sachs es un conocidísimo economista norteamericano. Estudió en la Universidad de Harvard, santuario intelectual de la élite estadounidense, en la que obtuvo su licenciatura, maestría y doctorado. En esa misma universidad fue posteriormente profesor asistente, profesor asociado y,  finalmente, profesor titular de 1983 a 2002. Es autor de un gran número de artículos y libros.

En los Estados Unidos, país en el que los epítetos grandilocuentes suelen ser frecuentes, se considera Sachs como un economista “visionario”. Pero si tuviéramos que ubicar a Jeffrey Sachs ideológicamente tendríamos que decir que se trata de un  economista neoliberal y profundamente reaccionario.

Sachs, aunque es autor de un libro cuyo título es “El fin de la pobreza”, está convencido de que existen países pobres que permanecen empantanados en la miseria y que por lo tanto no tienen escape sin la ayuda masiva de los países ricos. Se trata, por supuesto, de una afirmación profundamenta ideológica, que los hechos refutan contundemente. Los países que se han industrializado a lo largo del último siglo lo ha logrado sin mayor ayuda externa.

Sin embargo, paradójicamente -y para escarnio de nuestros “progres” – Jeffrey Sachs prestó su apoyo a la precandidatura presidencial  del senador de “izquierdas” Bernie Sanders en EE.UU. ¡Cosas estrambóticas de los estadounidenses!

En cualquier caso, en  estos momentos críticos  que vivimos no deja de resultar interesante conocer cuáles son las ideas que alimentan el pensamiento de este enemigo ideológico. Y es que Jeffrey Sachs pese a ser, en efecto, un auténtico enemigo ideológico neoliberal, no deja de  sorprendernos  con algunos planteamientos, que ya quisiéramos nosotros para la cavernícola derecha celtibérica o, incluso, para nuestros hoy atribulados socioliberales en el gobierno.

Recientemente el economista estadounidense fue entrevistado por BBC Mundo. Sus respuestas y reflexiones estuvieron relacionadas con las consecuencias que  podría acarrear para nuestro planeta la pandemia galopante que todavía azota a una buena parte de la humanidad.

“Esta pandemia es extraordinariamente grave”, asegura Sachs“. Según él, hay que olvidarse definitivamente de que la pobreza extrema global pueda ser eliminada hacia el año 2030, tal y como fijaban los “Objetivos de desarrollo sostenible” de las Naciones Unidas.

  “Ahora, economía es salud pública. Si se controla esta pandemia, se restaura la vida cotidiana y económica. Si la pandemia no se controla y seguimos propagando el virus alrededor del mundo, si afecta mucho a los países pobres y a los países de ingresos medios, los impactos económicos durarán años y serán muy graves.

 “Hay una manera de que las cosas salgan bien, -opina Sachs– pero no estamos siguiendo esa trayectoria correcta porque la calidad del liderazgo en muchos países, comenzando por EE.UU., es tan mala que estamos teniendo resultados muy malos cuando podríamos estar mucho mejor”.

De la crítica del economista estadounidense no se libran algunos presidentes latinoamericanos actuales como el mexicano Andrés Manuel López Obrador, o el brasileño Jair Bolsonaro. Considera muy probable que Argentina incumpla el pago de su Deuda. Describe  la situación económica latinoamericana como “el peor escenario que hemos visto en la región en mucho tiempo”.

  “Tenemos que estar muy preocupados por el gran aumento del hambre en los países pobres. … Si tenemos una crisis financiera, una crisis de salud pública y una crisis geopolítica, tendremos otra era de Gran Depresión”.

Está convencido, además, de que  la perspectiva será de resultados todavía peores en el futuro.

“Tenemos un liderazgo terrible en EE.UU, un liderazgo miserable en Brasil, un mal liderazgo para esta crisis en México. Muchas economías emergentes están comenzando a verse muy afectadas, y todo esto podría llevar a un desastre creciente”.

Cree que a corto plazo queda mucho dolor económico, junto con las muertes y los confinamientos.

  “Pero estamos justo en el momento en que hacemos una buena salud pública o nos enfrentamos a trastornos económicos que durarán años. Y me temo que estamos yendo más en dirección de esto último”.

  “Si esos impactos económicos muy graves conducen a una crisis financiera, lo cual es una posibilidad real porque muchos países corren el riesgo de no poder pagar sus créditos internacionales o enfrentan una desestabilización financiera muy importante en sus economías, eso multiplicará los efectos”.

  Jeffrey Sachs cree que deberíamos estar muy preocupados por las consecuencias sociales que puede acarrear  el gran aumento del hambre en los países pobres.

  “Para los países pobres, crisis significa indigencia. Para países de ingresos medios o ricos, significa dolor… Incluso en EE.UU., por la debilidad de nuestra red de seguridad social, será desesperación para mucha gente. Nuestra tasa de desempleo es de 20% más o menos. Sólo la mitad de la población adulta tiene un trabajo en este momento, es absolutamente impactante.”
El economista estadounidense cree que todavía el mundo no está contemplando ese escenario, pero nos encontramos sólo en la etapa inicial de  esta epidemia.

    “Hay muchos países en desarrollo donde la enfermedad está surgiendo. Brasil es uno, Ecuador otro, México probablemente otro. Los datos son terribles. Los datos oficiales apenas dejan entrever una pequeña parte de la realidad en este momento”.

   “Los informes recientes sobre el exceso de muertes muestran que, en algunos países, las muertes oficiales registradas por el covid-19 son quizás una décima parte o un cuarto de lo que aparece como exceso de mortalidad. Entonces, no solo estamos en una fase temprana y dramática, sino que no estamos viendo con precisión el panorama de lo que sucede en esta etapa”.

El economista estadounidense cree que América Latina avanzó  mucho en la reducción de la pobreza en los primeros años de este siglo, pero la tendencia se revirtió con el fin del boom de las materias primas y ahora la región enfrenta esta crisis. Una circunstancia  que le hace temer que  desaparezca la nueva “clase media”  nacida durante las dos últimas décadas

“La única noticia positiva para gran parte de América Latina -asegura- es que hay regiones productoras de alimentos. Por lo tanto, debería haber comida en muchos países y en la región”.

Curiosamente  Sachs tiene una opinión nada frecuente en los Estados Unidos  sobre la relaciones de su país con Venezuela:

   “Venezuela ha estado bajo agresión total de EE.UU., al extremo de que vayan mercenarios a matar o secuestrar al presidente. Es una historia impactante de EE.UU. aplastando la economía, la sociedad y ahora golpea la pandemia”.

Sin embargo, el economista estadounidense describe de esta guisa la situación económica y política  chilena:

   “Chile es el lugar más estable y mejor gobernado en la región, pero se incendió el año pasado con las protestas por la creciente desigualdad. Eso fue antes del covid-19. Es el peor escenario que hemos visto en la región en mucho tiempo”.

   “Creo que la falta completa de cooperación internacional y la incapacidad absoluta del gobierno de Trump de hacer algo constructivo en cualquier frente, ya sea doméstico o internacional, uno no puede ser demasiado optimista sobre la escena latinoamericana en este momento. Es casi en todas partes un panorama bastante sombrío de una región muy afectada, donde la crisis se profundizará. Ojalá pudiera ser más optimista, pero en este momento es difícil ver puntos positivos”.

En opinión del economista estadounidense existen fuertes razones que  para dar rienda suelta a su pesimismo:

   “La primera regla es no tener un psicópata como presidente. Tenemos el peor presidente en la historia de EE.UU. Esto ya era obvio para quienes le  observaron de cerca en los últimos tres años. Este hombre es absolutamente venal, narcisista, ignorante y desafortunadamente se interpuso en el camino de la mínima cordura en la respuesta a esta crisis”.

 “Por esa razón EE.UU. tiene más de 80.000 muertos, un colapso completo de nuestros sistemas de salud pública y una incapacidad absoluta de este país rico y poderoso, lleno de talento, para hacer lo mínimo: obtener máscaras faciales, rastrear contactos (de personas infectadas). Y luego, la idea brillante de este hombre es dejar de financiar a la OMS en medio de una pandemia global: absolutamente destructivo”.

Sus impresiones acerca del presidente su país, Donald Trump, son devastadoras:

     “Se trata de  un hombre  mentalmente trastornado. Pasa cada día en su cuenta de Twitter, atacando a personas de aquí y allá, acusando al expresidente  Barack Obama  de grandes crímenes, acusando a China de terribles crímenes. EE.UU. perdió por completo el rumbo al tener a este hombre como presidente.”

“Creo que durante un tiempo las élites poderosas lo vieron como una especie de idiota útil: recortó sus impuestos, aumentó la oferta de dinero, el mercado de valores estaba en alza… Pero no se puede tener esta combinación de narcisismo maligno e ignorancia en medio de la peor crisis de la historia moderna”.  

    “En EEUU tenemos más de 80.000 muertes y el virus no está bajo control. Meses después del inicio de esta pandemia, no hemos implementado las medidas más básicas de salud pública como los test, el aislamiento y el rastreo de contactos. Es indescriptible la profundidad del fracaso del gobierno federal. Lo que sucedió es que la maquinaria del gobierno fue asumida por Trump y sus compinches”.

     “Y aunque hay personas con talento en el gobierno, algunos de los mejores profesionales del mundo no han tenido ningún papel en este fracaso colosal. Trump es un timador y un propagandista. Tiene una red leal de televisión de propaganda, Fox News, y un medio de prensa, The Wall Street Journal, ambos de Rupert Murdoch y News Corp. Es una máquina de propaganda que alcanza el 40% del público. Esa es la base de Trump, la ha tenido desde el principio y parece que todavía la tiene, 80.000 muertes después”.

 

En relación con el debate  existente en  los EE.UU. sobre si hay que proceder o no a la reapertura  de la economía, Sachs  es contundente:

   “Lo que recomiendo a todos los países, incluidos los países de Europa occidental, que también han actuado bastante mal en esto, es mirar lo que ha sucedido en la región de Asia-Pacífico. China detuvo la transmisión del virus, no al 100% pero de forma sustancial. Corea ha hecho lo mismo: sí, hay brotes, pero muy localizados.  Taiwán, Hong Kong, Vietnam, Australia y Nueva Zelanda han hecho lo mismo”.

Al ser preguntado por el periodista de la BBC sobre cuál es la razón por la que estos países   lograron cercar al coronavirus, Jeffrey Sachs responde:

   “Bueno, hay una respuesta fundamental para esto y se llama salud pública. Significa observar de cerca los síntomas de las personas. Cuando muestran síntomas, les haces test. Cuando dan positivo, ves si pueden aislarse de forma segura en su hogar o si deberían ponerse en cuarentena en una instalación pública, que Asia ha utilizado con mucho éxito. Rastreas sus contactos. En EE.UU. esto no ha sucedido en casi ningún lugar.”

“Por eso la infección continúa propagándose y es tan equivocado preguntar: ¿deberíamos abrir esta semana o las próximas dos semanas? La pregunta correcta es, sin embargo: ¿cuándo tendremos los rudimentos de una salud pública para que sea seguro abrir la economía? Esa es la única pregunta, no la fecha, sino el sistema”.Y puntualiza:

   “Se trata de un proceso geométrico: incluso si reduces los casos a un nivel bajo mediante el confinamiento y eliminas el confinamiento sin reemplazarlo por medidas de salud pública, la epidemia resurgirá. Para mantenerlo bajo control se requiere un alto nivel de rigor y profesionalismo, algo que en su día EE.UU. podía dominar. Ahora ni siquiera parecemos saber que eso existe en el vocabulario”.

El ser preguntado sobre si es posible alcanzar una agenda global constructiva para combatir de manera común el ataque del coronavirus, Sachs responde:

   “EE.UU. se ha eximido a sí mismo de la agenda internacional por muchos años. Y, por supuesto, esto se volvió más extremo con Trump. La actitud de Trump es tratar de romper el sistema internacional en su médula, romper la Organización Mundial del Comercio, retirarse de cualquier tratado, romper los acuerdos de armas, gastar billones o más en una nueva generación de armas nucleares.

   Ahora todo esto está en el contexto de la más profunda crisis económica desde la Gran Depresión y una crisis de salud global que no tiene precedentes, al menos desde la epidemia de gripe de 1918. Y lo que quiere hacer es usar esto, y está teniendo algún efecto en la opinión pública, como una ocasión para instigar una nueva Guerra Fría con China”.

Y prosigue:

“EE.UU. tiene mucho poder a través del dólar y de los sistemas de armas. Diría que estas son las dos fuentes reales de poder de EE.UU., pero son muy poderosas. Viajo por todo el mundo. Nadie respeta a Trump, casi todo el mundo sabe que es un loco. Pero el poder del dólar, la amenaza de sanciones y de contener sistemas de armas hacen que otros sigan la corriente”.

   “Claro que cada vez que hay grandes rivalidades de poder, los países eligen bandos pensando que también obtendrán algún beneficio. Digo todo esto porque el propósito de EE.UU. en este momento es usar incluso esta crisis para crear una nueva Guerra Fría intencionalmente, no por accidente, por destino o por resignación a la realidad, sino por intención…”.

Y es que, concluye Jeffrey Sachs:

 “China se estaba volviendo demasiado poderosa . Entonces estamos probando de nuevo el libro de juegos de 1947: como contuvimos a la Unión Soviética vamos a contener a China. Lo encuentro peligroso y ridículo, pero especialmente, peligroso”.

http://canarias-semanal.org/art/27723/jeffrey-sachs-ideologo-neoliberal-lo-que-viene-es-otra-era-de-la-gran-depresion

Comparte esta Publicación:
TURNO LIBRE TV