Cómo identificar y tratar la depresión en niños y adolescentes
Escrito por Basilio Rojas el Lunes 12 de Noviembre del 2018.

egún la Organización Mundial de Salud (OMS) la depresión afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, y cada año se suicidan cerca de 800, 000 siendo esta la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.

La depresión en adolescentes provoca un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar sus tareas.

Es probable que los síntomas de depresión no mejoren por sí solos y pueden empeorar o provocar otros problemas si no se los trata.

Los adolescentes deprimidos pueden estar en riesgo de suicidio, incluso si los signos y síntomas no parecen graves.

“La depresión pasa desde el 2017 al 2020 a ser la primera causa de muerte en el mundo a través de suicidios, lo que la convierte en una verdadera pandemia universal”, reveló el médico psiquiatra Secundino Palacios.

Médico psiquiatra Secundino Palacios.

Médico psiquiatra Secundino Palacios. ( MARTÍN CASTRO )

Hoy día es una preocupación de la OMS, de la Organización Panamericana de Salud y La Organización Mundial de Psiquiatría.

Hay padres que tildan a su niño de “malo” y desobediente, sin percatarse de que sufre una depresión. Esos niños no quieren hacer la tarea, no quieren ir a la escuela y empiezan a presentar un cuadro depresivo que puede llegar al suicidio.

Ya en la adolescencia hay grandes cambios endocrinológicos y una revolución unida a necesidad de ser aceptado, de independencia, de objetos materiales y hasta de sexo.

Hay factores como el uso y abuso de sustancias sicoactivas en las que caen los jóvenes, desde las bebidas energizantes, cocaína, meperidina, pentazocina y otras muchas drogas en el mercado latinoamericano, que influyen en la depresión y posteriormente llevan al suicidio. Así advirtió el doctor Secundino Palacios. 

Síntomas de depresión en niños y adolescentes

  • Sentimientos de tristeza, entre ellos, accesos de llanto sin motivo aparente
  • Sentirse desesperanzado o vacío
  • Irritabilidad o enojo
  • Frustración o ira, incluso por cuestiones menores
  • Falta de interés o placer en las actividades normales
  • Falta de interés en las relaciones con familiares o amigos o conflictos con esas personas
  • Baja autoestima
  • Sentimientos de culpa o desprecio por sí mismo
  • Sensación permanente de que la vida y el futuro son deprimentes y desalentadores
  • Ideas frecuentes sobre la muerte, el morir o el suicidio
  • Cambios en el comportamiento
  • Cansancio y falta de energía
  • Insomnio o dormir demasiado
  • Cambios en los hábitos alimenticios: falta de apetito y adelgazamiento, o más antojos de comida y aumento de peso
  • Consumo de alcohol o drogas
  • Aislamiento social
  • Desempeño escolar deficiente o faltas de asistencia frecuentes
  • Aspecto descuidado
  • Estallidos de ira, comportamiento problemático o riesgoso, u otras manifestaciones de mala conducta
  • Autolesiones: por ejemplo, cortes, quemaduras, perforaciones o tatuajes excesivos
  • Planes o intentos de suicidio

La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad.

La depresión afecta más a la mujer que al hombre.

Hay tratamientos eficaces para la depresión.

La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a más de 300 millones de personas, lo que equivale a un 4,4% de la población mundial. La depresión es distinta de las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana.

Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad de moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares.

En el peor de los casos puede llevar al suicidio. Cada año se suicidan cerca de 800 000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en entre 15 a 29 años. Según la Organización Mundial de la Salud.

El número de personas con trastornos mentales comunes está aumentando a nivel mundial, en especial en los países de menos ingresos, debido a que la población está aumentando y a que más personas están llegando a la edad en que la depresión y la ansiedad ocurren con mayor frecuencia.

¿Quién tiene mayores probabilidades de sufrir depresión?

Aunque la depresión puede afectar, y afecta, a personas de todas las edades y de todas las ocupaciones y condiciones sociales, el riesgo de sufrir depresión se incrementa a causa de la pobreza, el desempleo, acontecimientos vitales importantes como la muerte de un ser querido o la ruptura de una relación sentimental, una afección física o problemas causados por el consumo de alcohol u otras sustancias.

Comparte esta Publicación:
TURNO LIBRE TV