DIPUTADOS APRUEVAN CONTRATO DE AERODOM
Escrito por la redacción el Jueves 7 de Diciembre del 2023.

Por Víctor Garrido Peralta 

Abinader sigue negociando con lo que no es de él. Además de los fideicomisos y del deplorable contrato de compra de carbón a Colombia, entre otros acuerdos, ahora suma a su prontuario la estafa de Aerodom.   

La Cámara de Diputados aprobó ayer la modificación al contrato entre el Estado y Aeropuertos Siglo XXI (Aerodom), extendiendo la vigencia hasta 2060 de un convenio no vencido.  

En el caso particular de Aerodom, se le renueva el contrato a destiempo con toda la balanza inclinada a favor de la empresa. Con esto Abinader nos deja claro que da continuidad al saqueo a la población.

Las bondades que se atribuían a Aerodom como concesionario de los aeropuertos han desaparecido a través del tiempo. En principio se argumentó que proponía “la mayor inversión”, US$417millones en 20 años, más otros US$85 millones en un Fondo de Promoción Turística; la realidad ha sido otra. 

El degradante estado de las infraestructuras, mantenimiento, operaciones y los incumplimientos de inversión deberían ser sancionados en lugar de ser gratificados. 

Se acordó que en una primera fase, Aerodom debía invertir US$203 millones en los tres primeros años, sin embargo, siempre ha habido dudas sobre cuánto ha invertido. Incumplió flagrantemente, lo reconoció y no hubo consecuencias. 

En 2004, las obras acordadas en el Aeropuerto El Catey no se realizaron. Aseveró la compañía que, por causas no imputables a ella sino al Estado dominicano, por “la reducción de la categoría soberana de la República Dominicana”, no le fue posible lograr financiamiento. 

En marzo de 2005, cuando la categoría soberana del país era aún peor que en 2004, Vitelio Mejía Ortiz, anunció públicamente, “como asesor legal” de Aerodom, que esta había cerrado un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Export Development Canada (EDC) por US$125 millones.  

Ese préstamo reveló que la causa de no haber ejecutado la inversión no fue la categoría soberana de Quisqueya, puesto que lo único que cambió fue su valedor (la agencia canadiense de fomento de las exportaciones).

El pago inicial al Estado de $775 millones de dólares a cambio del plazo extendido de la concesión a que tanto se refiere Abinader, es una migaja al lado de los beneficios que la empresa percibirá.  

En la sesión de ayer, los diputados de la oposición rechazaron el proyecto y presentaron un informe disidente por entender que el presidente de la Cámara Baja, Alfredo Pacheco, violó procedimientos para debatir la pieza en el hemiciclo, aún así el doloso contrato fue aprobado. 

¿Hasta cuándo seguiremos eligiendo presidentes y legisladores que exterminan nuestras posibilidades de progreso colectivo, mientras ellos llevan toda el agua a su molino? 

¡NO REELECCIÓN!

Nueva República, con un mínimo de 70/ 30 establecido en la negociación de contratos. 

Sin prisa, pero sin pausa ¡Llegaremos!

Comparte esta Publicación:
TURNO LIBRE TV